Cómo elegir un decorador

Estos son todos los detalles que debes tener en cuenta (y que nadie te cuenta) antes de contratar un servicio de interiorismo.
Tal vez te acabes de comprar una vivienda o estés pensando en reformar un piso y sólo el pensar en ello te cause estrés. O simplemente necesitas darle vida a un espacio pero no tienes ni idea de cómo combinar muebles, pintura y todo lo demás.

Si valoras lo suficiente el vivir en un espacio bonito y acogedor que refleje tus gustos y quieres asegurarte de que todo salga bien estarás pensando en contratar un decorador.

Pero esto del decorador… ¿cómo va? No te preocupes, la mayoría de la gente es virgen en este tema.

Hasta no hace mucho el decorador estaba asociado con cierto nivel social, pero hoy en día, por suerte, es un servicio asequible para muchos, por no decir para todos. Los servicios que ofrecen los decoradores pueden parecer un misterio pero, en realidad, no es tan complicado:

Un decorador te ayuda a resolver problemas, crear espacios armoniosos, personalizados y, además, los convierte en realidad. Así… en general.

Para elegir el decorador adecuado para ti debes tener en cuenta estos factores:

primero

Tu espacio

Aunque todos los decoradores sabemos hacer de todo (más o menos) lo ideal es que contrates a un diseñador especializado en el tipo de espacio que necesitas cambiar.

Por ejemplo, si quieres acondicionar un local existen estudios de interiorismo especializados en locales comerciales. Este tipo de proyectos se llaman contract (quédate con la palabra para tus búsquedas en Google, te hará la vida más fácil) Dentro de los interioristas que hacen contract también hay especialidades: restauración, hoteles, farmacias, etc.

Un decorador con una especialización muy concreta es garantía de que ha realizado muchos proyectos de ese tipo y sabe de lo que habla.

Si lo que necesitas es reformar tu casa te recomiendo que elijas un decorador con esta especialidad, como es mi caso. A veces también se le llama residencial. Los diseñadores de interiores de hogar te pueden ayudar a replantear la distribución de tabiques de tu hogar o a crear ese deseado espacio abierto que todos queremos, por ejemplo, uniendo el salón y la cocina. También te ayudará a elegir muebles, materiales y todos los elementos que se necesiten para el espacio.

Un decorador de hogar sabe diseñar espacios que requieren conocimientos técnicos, como cocinas, baños o armarios, pero también te puede ayudar a decorar usando distintos textiles, iluminación y accesorios.

segundo

Tu presupuesto

O dicho de otra forma, cuánto te quieres gastar.

Cuando valores tu presupuesto debes tener en cuenta dos cosas: por un lado, la cantidad a invertir en muebles y materiales en general, y por otro, los honorarios del decorador.

Los precios de cada decorador pueden variar enormemente y esto es algo que puede causar confusión.

Por lo general, los profesionales que tienen tarifas extremadamente bajas, por ejemplo 200€ por un salón, se encuentran al inicio de su trayectoria. Esto quiere decir que sus tarifas son muy bajas para conseguir trabajos con los que ganar experiencia. En el otro extremo se encuentran los decoradores con cierto prestigio, cuyos honorarios no están basados en el tiempo invertido en el proyecto sino en la demanda de sus servicios.

Si tienes curiosidad por saber cuánto cuesta un decorador de media esto es lo que cobro por diseñar una habitación, con el IVA incluido.

Si eres de los que van a cortarse el pelo a las academias de peluquería por ahorrarse unos euros tal vez un decorador junior te vaya bien.

Si admiras a algún decorador de revista y estás enamorado de sus proyectos seguro que te merecerá la pena la inversión.

Si quieres tener la garantía de recibir un buen proyecto sin tener que pedir un crédito para pagar al decorador entonces tal vez un profesional con precios medios sea tu mejor opción.

Todos los decoradores, independientemente de su experiencia, deberían tener el cuenta el presupuesto que hayas asignado para muebles y materiales. La propuesta de muebles y accesorios debería estar siempre ajustada a tu presupuesto inicial.

tercero

La presentación

Esto es algo que mucha gente para por alto por desconocimiento.

Cuando se diseña un espacio es importante saber comunicar la idea del diseño.

Hay distintas forma de comunicar la idea del diseño: planos, fotografías, dibujos, bocetos, 3Ds… En general, cuantos más medios se usen para comunicar la idea mejor.

Imagina que quieres redecorar tu salón porque está pasado de moda. Probablemente lleves viendo los mismos muebles y los mismos cuadros durante 20 años o más. De pronto tu decorador te enseña un plano en el que el sofá tiene otra forma, el comedor está en otro lado y además el color de la pared no tiene nada que ver con lo que tienes ahora.

Es muy posible que te resulte muy difícil visualizar esos cambios, simplemente porque tu mente está acostumbrada a ver tu salón como siempre ha sido.

Es esencial comprender el diseño que te están proponiendo si no quieres luego llevarte una sorpresa.

Para mí, personalmente, la mejor forma de presentar un diseño es haciendo un 3D y enseñar cada rincón del espacio desde todos los ángulos. Esto debe ir acompañado siempre de imágenes de calidad de los productos propuestos.

A mis clientes online también les mando un vídeo explicativo del diseño para mostrar el por qué del diseño, ya que un diseño no es algo aleatorio, siempre hay un motivo para elegir un tipo de mueble y no otro, o una distribución y no otra.

Así que ya sabes, asegúrate de que el diseño esté presentado con claridad.

cuarto

La ejecución

Todos los diseñadores diseñan pero no todos llevan a cabo la ejecución del proyecto. 

Si deseas que una sola empresa se encargue del proyecto completo, de principio a fin, te recomiendo que busques servicios integrales de interiorismo o proyectos llave en mano, así es como se llaman (apúntalo) Estos servicios incluyen el diseño, los muebles y la reforma.

También es posible que algunos estudios lleven a cabo sólo una parte de la ejecución, como suele ser el caso con mis clientes presenciales.

Junto con el diseño ofrezco la venta directa e instalación de muebles y accesorios. Si el cliente necesita además realizar reforma (cambiar la instalación eléctrica o tirar tabiques, por ejemplo) le pongo en contacto con alguna empresa de reformas de confianza con la que haya colaborado en el pasado.

De esta forma, yo me puedo centrar en mi trabajo principal, que es diseñar, y evito que el presupuesto final del cliente se vea engordado a causa de intermediarios.

La tercera opción, y más novedosa, es contratar solamente los servicios de diseño.

En este caso el decorador te indica dónde puedes comprar cada mueble y accesorio propuesto en el diseño. La ventaja de este método es que te da mucha más libertad y te puedes aprovechar de los precios especiales que se encuentran en internet y no en las tiendas físicas. Este tipo de servicio es tan versátil que se puede hacer de manera online. Lo bueno que tiene es que, no importa dónde estés, si hay un decorador que te gusta lo puedes contratar sin problema. Aquí explico más en detalle cómo funcionan los servicios de diseño online.

La decoración online es el servicio de diseño que mejor se adapta a la forma de consumir actual.

He llegado a esta conclusión por experiencia propia. Todos compramos y comparamos precios por internet, y si encontramos exactamente el mismo producto más económico en una tienda online que en una tienda física es evidente que no nos lo vamos a pensar antes de hacer clic en el carrito de la compra.

Contratando servicios de decoración online es la mejor forma de tener la libertad de comprar donde quieras y además conseguir los mejores precios del mercado.

quinto

Tu estilo

Como último consejo, yo diría que más importante que ninguno, te diría que escojas una persona con la que conectes bien. Igual que cuando elijes pareja.

Vas a tener que comunicarte en profundidad con tu decorador, así que es importante que os entendáis bien y haya buen feeling para que el diseño refleje exactamente lo que necesitas y deseas.

Además, la mayor parte de sus trabajos realizados deberían ser de tu estilo. Aunque los decoradores tengamos capacidad para recrear estilos decorativos muy diversos siempre hay un estilo en concreto que nos llama más.

Lo que más nos atrae es lo que mejor hacemos, porque nos sale de forma natural. Si tus gustos coinciden con los de tu decorador ya tienes la mitad del trabajo hecho. Tener estilos similares es la mejor garantía de satisfacción.

Si te van los interiores luminosos, sencillos y con alma tal vez podamos hacer buena pareja 😉 

En resumen

Teniendo en cuenta estas cinco cosas te será mucho más fácil saber qué tipo de decorador necesitas.

Al final se trata de preguntarte qué quieres decorar, cuánto quieres gastar, cómo lo quieres ver, cómo lo quieres hacer y qué rollo te va.

No hay opciones ni mejores ni peores, todos somos distintos y nuestra situación y prioridades también lo son. El decorador que le vaya bien a una persona tal vez no le vaya a otra. Pero si tienes estos consejos presentes te será bastante más fácil acertar.

Espero que te haya resuelto más de una duda, pero si sigues teniendo alguna más puedes leer nuestras preguntas frecuentes para seguir indagando en el mundo de los decoradores.

¡Feliz búsqueda!

Send this to a friend